Conociendo a una vidente

Author: No hay comentarios Share:

El mundo de la videncia es un mundo curioso que despierta el interés de muchas personas. Sin embargo, no todas conocen realmente el significado de ser vidente, qué tipos hay, qué implica serlo… por eso os quiero contar algo sobre este mundo esotérico.
Mi nombre es Iris Belmonte y soy una de las pocas que pueden ser consideradas como una vidente de verdad. Nací en un pueblecito de Valencia y, desde muy pequeña, siento que soy guiada por la videncia real. Alguien es vidente de verdad cuando tiene visiones que no puede controlar. Ve cosas que están por venir y es capaz de anticiparse a los hechos. El perfeccionamiento de la técnica es lo que nos hace tener el don de predecir cosas para otras personas y poder dar respuestas a preguntas. Eso es lo que nos hace poder dedicarnos a la videncia.

La videncia real es algo innato en las personas. O se nace con el don o no; no puede adquirirse. Hay personas que no prestan atención a las visiones que pueden tener y, por no desarrollar su poder, no son capaces de conseguir nada de él. Sin embargo, las que sí que prestamos atención a esta capacidad de sensibilidad extra que tenemos somos capaces de desarrollarla ampliamente.

El desarrollo de esta capacidad de percibir energías que otras personas no tienen tan desarrollada es lo que nos permite recibir visiones de hechos que aún no han sucedido. Yo aprendí a hacerlo y me decidí a actuar como una buena vidente de las de verdad, de las que se preocupan por ayudar y se convierten en videntes buenas.
Para poder llegar a más personas de las que tenía cerca de mí, me decidí a trabajar telefónicamente. Las videntes buenas por teléfono son capaces de ofrecer todo lo que ofrecerían de forma presencial pero sin salir de casa, y así es como yo trabajo. Me decidí a practicar la videncia telefónica para ampliar mi campo de actuación, y así, poder ayudar a muchas más personas. En cualquier caso, siempre atiendo personalmente, y es que pertenezco a las videntes buenas sin gabinete. Así es como ofrezco mis servicios de videncia: telefónicamente pero de forma personal. Soy capaz de responder preguntas concretas que otras personas me hacen para ayudar a saber más sobre el futuro. Esto me lo ha dado el trabajo continuo, la formación y, sobre todo, la experiencia. Tantos años en este mundo me han hecho perfeccionar mis predicciones y ser capaz de ser mucho más certera.

Si tienes alguna duda sobre la videncia o hay alguna pregunta a la que te gustaría dar respuesta, puedes llamarme: 917 377 713.

 

También puede que te interese...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*