Grandes caídas en las pasarelas

Author: No hay comentarios Share:

¿Alguna vez te has caído en público? Seguramente sí, ya que es algo que nos suele ocurrir a todos a lo largo de nuestra vida. Sin embargo, no todos lo encajamos igual: hay quienes darían lo que fuera por que la tierra se abriera en ese instante, mientras que otras personas lo toman de una manera más light y con sentido del humor.
Nosotras votamos por la segunda opción, puesto que de ese modo quitamos hierro al asunto minimizando la posible sensación de ridículo.

Pero como lo ideal es sacar algo positivo de cada circunstancia, lo mejor es hacer de esa situación un motivo de risas, siempre que el incidente no revista mayor importancia, claro está.
Por lo tanto, tener un traspié y experimentar una caída a la vista de otras personas no tiene por qué convertirse en algo bochornoso. Eso sí, ya depende del “arte” que tenga el que se cae para saber reaccionar de manera positiva.

El hecho de llevar tacones excesivamente altos o no estar acostumbrada a usarlos, ir distraído/a o andar sobre suelos muy pulidos o superficies resbalosas pueden ser motivos suficientes para que nos llevemos una “buena” caída.
Y aunque lo deseable es prevenirlas en la medida de lo posible, una vez que ha ocurrido y ya no hay marcha atrás, ¡a disimular toca!

¿Qué harías, por ejemplo, si resbalaras y cayeras delante de tus compañeros de clase o de trabajo, cruzando una carretera o simplemente yendo de shopping? Independientemente de la reacción que tuvieras, tu momento “tierra trágame” no te lo iba a quitar nadie…
Pues imagínate como lo tuvieron que pasar en su momento estas modelos de pasarela cuando experimentaron las caídas (más o menos desastrosas) que a continuación te vamos a mostrar. Son la mejor prueba de que después de una caída pública, lo importante es simplemente levantarse.

También puede que te interese...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*