Oaxaca. Santa María del Tule y el árbol más grueso del mundo

Author: 10 comentarios Share:

Ya sea que decidas visitar la población de Santa María del Tule al regresar de Mitla, o decidas viajar desde la ciudad de Oaxaca, prepara tus sentidos para admirar una de las maravillas naturales vivas más grandes que hayas visto: el majestuoso y monumental Árbol del Tule.

La población de Santa María del Tule se encuentra a casi 13 kilómetros al este de la ciudad de Oaxaca, por la carretera a Tehuantepec, y fue fundada originalmente por los Zapotecos. A diferencia de otros sitios, éste es uno de los que te recomiendo visitar después de mediodía, pues además del atractivo de conocer el Árbol del Tule, esta población se distingue por la gran cantidad de restaurantes donde podrás degustar a un precio bastante económico de una enorme variedad de deliciosos y sorprendentes platillos típicos de la cocina regional, desde una insospechada cantidad de moles de colores (negro, rojo, “coloradito”, amarillo), las muy típicas tlayudas, tamales, pan de yema, mezcal, chocolate de agua, y de postre nieves de sabores exóticos y tradicionales, que definitivamente te harán dudar sobre qué elegir para comer.

Pero calma, el placer de la comida vendrá después de conocer de cerca el árbol que le da nombre a esta población, y que desde varios cientos de metros antes de llegar a él, se puede ver sobresaliendo en las alturas su enorme y frondosa copa.

Definitivamente el centro de interés de la población es el atrio de la iglesia de Santa María de la Asunción, donde se encuentran dos colosales árboles de la especie taxodium mucronatum, conocidos también como ahuehuete o sabino, el mayor de ellos con un diámetro de tronco de 14.05 metros, altura de 42 y peso estimado de 636 toneladas. Se dice que para abarcar la circunferencia de su tronco, se requieren de al menos 30 adultos tomados de la mano, y que su sombra puede proteger del fuerte sol oaxaqueño a alrededor de 500 personas.

Otro dato interesante es la edad de esta maravilla del reino vegetal: se estima que tiene poco más de 2 000 años, así que imagina la cantidad de historias de las que ha sido testigo, que podría contarnos si pudiéramos escucharlo.

charlene-el-arbol-mas-grande-vjavalos2

Una vez que te encuentres cobijado bajo su sombra, date tiempo para respirar la tranquilidad que rodea al Tule, de sorprenderte por el tamaño de sus ramas (muchas de las cuales son más grandes que cualquier árbol ordinario que hayas visto antes), de adormecerte por el suave movimiento de sus hojas colgantes mecidas por la brisa, y de imaginar cómo ha cambiado el paisaje alrededor de este árbol desde que brotó del suelo como una pequeña mata, hasta convertirse en el gigante vegetal que es hoy en día.
Seguramente la tranquilidad a la que hago referencia no durará mucho, pues algún pequeño habitante de la población se acercará insistente a mostrarte las “figuras” que puedes “ver” o más bien diría yo, imaginar, entre las caprichosas formas que sus ramas y raíces han formado. Figuras de animales y objetos que te causarán admiración o incluso risa: la cabeza del venado, la cabeza del león, un elefante, un cocodrilo, Los Tres Reyes Magos, la tortuga y las “pompas” de alguna famosa. Algunas de estas figuras tienen un evidente parecido con el nombre con el que fueron bautizadas, pero en otros casos tendrás que hacer uso de una enorme cantidad de imaginación para encontrarle semejanza.

Existen, por supuesto, varias leyendas asociadas con el origen de este milenario árbol. La leyenda zapoteca cuenta que fue plantado hace unos 1400 años por Pechocha, un sacerdote de Ehécatl, dios del viento. Otra leyenda establece que los líderes de las grandes naciones se reunieron y decidieron separarse en cuatro grupos, dirigiéndose cada uno a los 4 puntos cardinales, en donde plantaron ahuehuetes, el gran Tule fue uno de ellos. Por lo que se afirma que está ubicado en un sitio sagrado, que fue ocupado después por la Iglesia.

Finalmente, la más romántica, narra que cierto día el rey Condoy, un mitológico rey del pueblo Mixe, viajó a Mitla para construir un palacio, pues se rumoraba que otro monarca levantaría una gran ciudad ahí mismo. Condoy trabajaba por las noches, pero el canto nocturno de un gallo lo asustó y suspendió su trabajo. Se dice que esos palacios inconclusos son hoy las ruinas de Mitla. De regreso a Oaxaca, decidió detenerse a descansar en el lugar llamado el Tule. Ahí clavó su bastón en el suelo. Al retomar su camino dejó olvidado su bastón enterrado. El bastón comenzó a retoñar y de él surgió el árbol más grande del mundo. La leyenda cuenta que el día que el árbol se seque, Condoy morirá junto con él.

El otro tule, el de menor tamaño, pero no por ello menos impresionante, se encuentra a un costado de la Iglesia de Santa María de la Asunción, a unos 150 metros del primero, y la gente local lo conoce cariñosamente como el “hijo del Tule”. La edad estimada de este otro árbol es de 1 000 años, hecho suficientemente sorprendente para admirarlo. Así que toma tu tiempo para contemplarlo con el mismo respeto que a su “padre”.

charlene-el-arbol-mas-grande-vjavalos3

Ahora sí, antes de regresar a Oaxaca, es tiempo de agasajar el sentido del gusto, pues como dije al principio, hay varios restaurantes y puestos de comida donde podrás elegir, y ese será realmente el problema, de entre la gran variedad de deliciosos platillos típicos de la región, además de bebidas y nieves.

Una forma diferente y más sofisticada de disfrutar el mezcal, es probar los cócteles hechos a base de éste con sabores a frutas mezclados con hielo frappe: son refrescantes, dulces y mucho más suaves que el mezcal solo, y casi todas las fábricas locales que destilan mezcal, ofrecen también licores de sabores a base del mezcal.

Hora de regresar a la Ciudad de Oaxaca, donde aún nos queda por descubrir las poblaciones aledañas, famosas por las artesanías en barro negro y las tallas en madera policromada conocidas como “alebrijes”, así que los espero en la próxima entrega.

 

También puede que te interese...

10 comentarios

  1. Esas, imágenes puestas en letras, pictóricas, llenas del encanto natural, de Oaxaca.Santa Maria del Tule y el árbol mas grueso del mundo…solo quisiera estar alli YA,YA!!!.
    Gracias Jorge por tus hermosos viajes, inmaginarios.
    Saludos Argentinos(^+++^)

  2. La riqueza cultural de nuestro país es asombrosa, pero el estílo con que nos llevas a recorrer y conocer parte de ella me llena de entusiasmo y siento que ya estoy recreando mis ojos con la naturaleza de esos árboles milenarios, las personas que viven en esos lugares, su arte culinario que data de tantos años, que ya veo sentada por ahi degustado un riquisimo mole, las tlayudas y el pan de yemaaaa. Jorge gracias por este recorrido y esta exposición tan sencilla y tan atrayente.

  3. Wooo … increíble viaje milenario, cuantas historias por contar y por vivir, a través del Árbol de Tule y su hijo; lugar místico que llama a ser visitado.

  4. Un artículo muy interesante que, desde luego, despierta el interés por aquellos lugares que describe. Muy poético e inspirador. Todo un placer leerlo.

  5. Antes de ir a recostarme a ese gran Arbol obvio que como algo de esos moles, chocolate De Agua y paro De contar. Porque como los describes provocan

  6. El artículo me ha parecido realmente interesante, la manera en que lo describe hace que parezca un lugar de ensueño y al lector desear visitar y admirar tan majestuoso Árbol de Tule, y a la vez ver o imaginar esas figuras que formas las ramas de este milenario árbol. Fantástico artículo.

  7. Que fascinantes las historias que nos contaría El Tule, como me gustaría escucharlo degustanto las delicias que ofrecen sus habitantes.
    Talvez el Tule tenga una narrativa como la tuya. Muy ameno, gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*