Oaxaca (Segunda parte). Mitla, la ruta del mezcal

Author: 12 comentarios Share:

En realidad ése no es el nombre oficial, yo la he bautizado así debido a que bordeando la carretera Panamericana que lleva de la ciudad de Oaxaca a Tehuantepec encontrarás decenas de pequeñas fábricas artesanales, así como una planta industrial del delicioso licor de agave regional llamado mezcal. Tomando esta carretera, aproximadamente a 40 kilómetros de Oaxaca, llegarás al poblado de San Pablo Villa de Mitla, donde se encuentra la zona arqueológica de Mitla.

Al igual que en las visitas anteriores, mi recomendación es salir temprano de la ciudad de Oaxaca para disfrutar el paseo sin prisa y sin sufrir por el calor. Sin embargo en esta ocasión te sugiero salir en ayunas y hacer una o varias paradas en cualquiera de las pequeñas fábricas artesanales de mezcal, donde también se vende comida local, para desayunar y almorzar. En éstas, además de degustar del mezcal, conocerás el proceso de fabricación de esta bebida alcohólica, que desde que recibió el reconocimiento de Denominación de Origen, ha adquirido fama a nivel mundial.

La palabra “mezcal” proviene del náhuatl Mexcalli, conjunción de las palabras “Metl”, maguey o agave e “Ixcalli”, cocido. El mezcal es una bebida alcohólica resultante del proceso de destilación del jugo fermentado de las cabezas o piñas de agave cocidas, y fue una bebida conocida por los pueblos prehispánicos desde por lo menos el año 400 a. C. Dependiendo del tipo de agave y de la zona geográfica de origen puede llamarse tequila, sotol o bacanora, entre muchos otros nombres, siendo los más famosos el tequila y el mezcal.

charlene-mitla-victor-jorge-avalos-tello-2

No pretendo dar una reseña completa del proceso de fabricación del mezcal, sino meramente para fines informativos les diré que el proceso tradicional consta de cinco etapas:

  1. Selección y corte del maguey maduro, a la parte central del cuál, una vez retiradas las pencas, se le conoce como piña;
  2. Horneado de las piñas;
  3. Machacado o molienda de las piñas cocidas;
  4. Fermentación del jugo obtenido de la molienda, y
  5. destilación del mismo.

Una etapa posterior, que le da una diferencia en el sabor y color a los distintos tipos de mezcales, es el reposo o añejamiento, a través del cual, a medida que el licor pasa más tiempo en barriles de madera va adquiriendo un color más oscuro y un sabor más suave. Sin embargo, para mi gusto, el más sabroso es el mezcal blanco, más puro y que menos tiempo ha permanecido en reposo.

Lo importante no es saber cómo se hace, sino cómo se disfruta, y la manera tradicional es beberlo solo, a sorbos, y después de paladearlo y sentir su calidez y fuerza en la boca y a través de la garganta, chupar una rebanada de naranja espolvoreada con chile molido y sal. El mezcal es el complemento ideal para acompañar la comida de la región. Si no eres muy afecto a las bebidas alcohólicas, puedes probar una nieve (helado o sorbete) sabor mezcal que definitivamente no deberás perderte.

Una vez habiendo disfrutado de un vaso de mezcal, y con las precauciones pertinentes si es que vas conduciendo, continuamos nuestro recorrido hasta arribar al pueblo de San Pablo Villa de Mitla, donde se localiza la zona arqueológica de Mitla. Mictlán, en náhuatl significa “lugar de los muertos”, y es el nombre que le dieron los Mexicas o Aztecas a este lugar cuando lo anexaron a su territorio. Esta ciudad ocupó el lugar estratégico en el imperio zapoteca a la caída de Monte Albán.

Esta antigua ciudad zapoteca, está constituida por edificaciones y monumentos distribuidos en cinco conjuntos, cuatro de los cuales son muy parecidos entre sí, ya que están formados por dos patios cuadrangulares rodeados por grandes salones en cada uno de sus lados. El quinto conjunto es un solo patio rodeado por basamentos escalonados hechos con adobe, donde puedes subir a la parte alta y tener un panorama de la plaza. La principal característica decorativa de los edificios de esta ciudad es que las fachadas exteriores e interiores de los muros están ricamente decorados con mosaicos de roca caliza formando grecas (sofisticados diseños geométricos en patrones repetitivos).

Caminar por las calles y entre los salones de los edificios de Mitla llevará tu mente a volar por los tiempos de su época de mayor esplendor. Admira y disfruta de la disposición de los patios, la exquisita decoración de los muros de los edificios dedicados a los gobernantes y sacerdotes, e incluso, si miras con atención, descubrirás que aún se conservan restos del color rojo de los murales originales en algunas paredes interiores.

A un costado de los edificios prehispánicos actualmente se encuentra la iglesia de San Pablo, que fue edificada en el siglo XVI sobre uno de los patios existentes, y utilizando para su construcción materiales provenientes de la destrucción de varios de los edificios originales.

charlene-mitla-victor-jorge-avalos-tello-3

Frente a la iglesia, y fuera de la zona arqueológica encontrarás multitud de artesanías locales y regionales: cerámica en barro negro, figuras con incrustaciones de piedras semipreciosas, hilados y prendas textiles, que es el trabajo típico de la población, alebrijes (figuras multicolores hechas de madera que representan animales fantásticos), así como una gran variedad de deliciosa comida tradicional: quesadillas, tlayudas, tamales, pan dulce y helados de los sabores más singulares que puedas imaginar.

Pasear por las calles de este tranquilo pueblo, donde el tiempo parece haberse detenido, es una de las experiencias más cautivadoras que puedas tener, pues a cada paso te sorprenderá ver construcciones relativamente nuevas sobre o junto a edificaciones milenarias. El colorido de las prendas de ropa hechas a mano que se venden, la amabilidad y sencillez encantadoras de los habitantes de este pequeño poblado, y la múltiple presencia de pequeñas fábricas artesanales, donde serás invitado a probar el mezcal que en ellas se hace y se vende, harán que tu visita a este sitio sea inolvidable.

De regreso a la ciudad de Oaxaca nos espera una maravilla natural enorme, de la cual hablaré en mi siguiente artículo, no sin antes desearles un año 2015 pleno de salud, prosperidad y logros, y esperando que puedan ver con sus propios ojos todas las maravillas que encierra México y de las cuales ya han conocido algunas a través de estas líneas.

También puede que te interese...

12 comentarios

  1. Fascinante Jorge! Excelente artículo informátivo, gracias por tu retroalimentación y por tomarte tu tiempo para enamorarnos de lugares mágicos! Me gusto mucho la referencia del mezcal exquisita bebida con sentimientos y fuerte sabor que transporta.
    Felicidades!

  2. Hola Jorge. Este, tan interesante como los anteriores. Graciaspor darnos a conocer tanta maravilla. Felicidades! ! Saludos!

  3. Jorge hola, Fascinante los lugares que nos permites conocer, viajamos allí, nos transportas.Gracias
    Argentina lo saludo, a Ud y su Pais Mexico

  4. Me encanto, la forma en qué lo describes, me hace transportarme paso a paso en tu relato, gracias por compartir con nosotros tus paseos y aventuras :-).

  5. Excelente! Lo único malo es que nos dejas con ganas de querer ir de inmediato, saludos y sigue compartiendo con nosotros.

  6. Con una descripción tan impecable es imposible no querer transportarse a tan hermosos parajes, adicional a querer probar un mezcal … Por la descripción del mezcal creo q se asemeja a la chicha andina venezola. Sabores increíbles de nuestra cultura latinoamericana.

  7. ahora he podido comprender mejor de donde proviene el mezcal y saber que se puede hacer un buen turismo en esa parte con muchas interesantes propuestas

  8. No cabe duda que nuestra tierra nos brinda de todo, delicias culinarias, bebidas milenarias y una riqueza cultural insospechable, solo hace falta que alguien nos abra los ojos y nos lo recuerde. Muy buen artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*