Probióticos contra las infecciones vulvovaginales

Author: No hay comentarios Share:

Las infecciones vulvovaginales son muy frecuentes, y los datos lo demuestran. De entre todas las consultas ginecológicas, entre un 15% y un 20% de las mismas se deben a infecciones vulvovaginales. El 75% de las mujeres de más de 40 años han padecido un episodio de vulvovaginitis; y de éstas, entre un 40% y un 50% volverán a padecerlo por segunda vez.

Probióticos para las infecciones vulvovaginales
Probióticos para combatir las infecciones vulvovaginales
FOTOGRAFÍA: Belovodchenko Anton

Aunque los antifúngicos o bactericidas locales han demostrado su eficacia (además de ser fáciles de usar), una vez perdido el equilibrio vaginal, suelen fallar en el proceso de restauración del mismo. No obstante, esta circunstancia se soluciona mediante los preparados probióticos vaginales.

Las infecciones vaginales, un problema muy frecuente

Desde el Grupo de Probióticos de la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM) se ha anunciado la creación del primer consenso sobre el uso de probióticos en el tratamiento de las infecciones vaginales.

Como explica el Dr. David Beltrán, coordinador del Grupo de Probióticos de la AEEM, “las patologías infecciosas vaginales representan un problema muy frecuente entre las mujeres. En este sentido, a la espera de nuevos estudios que nos permitan perfeccionar distintos aspectos relativos a los protocolos de actuación, podemos afirmar que los probióticos representan una alternativa prometedora para el abordaje de esta problemática”.

Este experto afirma que durante los últimos años se han realizado numerosos estudios sobre el uso de probióticos para tratar esta patología, por lo que existe una revisión bibliográfica profunda y, por lo tanto, existe la evidencia científica.

Asimismo, el Dr. Beltrán sostiene que las infecciones vulvovaginales, tales como la vaginitis, la vulvovaginitis o la vaginitis bacteriana motivan entre el 15% y el 20% de todas las consultas ginecológicas que se producen.
De entre las mujeres mayores de 40 años, el 75% de ellas ya ha padecido algún episodio de vulvovaginitis, mientras que entre un 40% y un 50% volverán a pasarlo por segunda vez.

Las vulvovaginitis también pueden tornarse recurrentes (lo cual ocurre entre el 5% y el 15% de los casos), con una media habitual de cuatro o más episodios anuales.

Así actúan los probióticos

Cuando aparece la infección, lo normal es tratarla usando óvulos vaginales y cremas que se aplican sobre la zona de la vulva. Los antifúngicos o bactericidas locales suelen dar buenos resultados y son sencillos de usar, sin embargo, resultan ineficaces en lo que respecta a restaurar el equilibrio vaginal desaparecido. Esta acción se lleva a cabo a través de los preparados probióticos vaginales, que contienen lactobacilos y son un buen complemento terapéutico.

Para obtener una mayor eficacia, estos preparados han de contener las cepas de lactobacilos adecuadas.

Los lactobacilos son probióticos que se usan para devolver el equilibrio de la flora vaginal y poseen efectos antialérgicos, inducen la liberación de citocinas antiinflamatorias y aumentan la inmunoglobulina, o lo que es lo mismo: poseen un efecto antiinflamatorio y aumentan las defensas.

Es importante considerar el hecho de que, en muchas infecciones de este tipo se precisa de un tratamiento conjunto, en pareja. El hombre, a su vez, puede estar infectado y en caso de que no lleve a cabo el tratamiento adecuado es más probable que se sufran recidivas.

 

 

 

 

También puede que te interese...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*