Libros: Tiempo de meditar

Author: No hay comentarios Share:

¿Estás empezando con la práctica de la meditación? Si tu respuesta es “sí” te vamos a hacer una buena recomendación para que aprendas desde la base: el libro Tiempo de meditar, de Christophe André (uno de los pioneros de la meditación en Europa).

Igualmente, si la practicas habitualmente o, por lo contrario, aún no te lo has planteado, aquí tienes una guía práctica para la meditación laica.

Con acceso directo a once meditaciones guiadas, esta obra de Editorial Kairós te ayudará a recuperar el equilibrio emocional, la tolerancia y benevolencia, la lucidez y la calma interior (entre otros) que se ven afectados por el mundo hiperacelerado en el que vivimos. Y es que las pantallas, las exigencias y el modo de vida actual nos llevan a desconectar de nosotros mismos y de nuestras verdaderas necesidades.

Las virtudes de la meditación han sido constatadas después de décadas de investigaciones científicas, que han demostrado sus numerosos beneficios para nuestra salud física y mental. Igual que el ejercicio físico ejercita el cuerpo, la meditación hace lo propio con nuestro cerebro.

El doctor Christophe André hace uso de su particular sensibilidad y claridad para guiarnos hacia lo más profundo y mejor de nosotros mismos. Así, a través de nueve capítulos muy accesibles, este libro indica lo esencial para comprender y practicar la meditación:

– ¿Qué es el mindfulness o meditación de “atención plena”?

– ¿Qué dice la ciencia?

– ¿De qué tradiciones procede?

– ¿Cuáles son sus virtudes y limitaciones?

– ¿Cómo se medita?

Christophe André

Médico psiquiatra, Christophe André es especialista en trastornos emocionales y autor de numerosos éxitos de ventas publicados en castellano por Editorial Kairós. Hace muchos años se interesó por la meditación, tanto como practicante como para usarla con sus pacientes. Habiéndose formado en mindfulness, ha sido uno de los primeros en proponerlo en el marco de los protocolos terapéuticos, en el Servicio Hospitalario-Universitario del Hospital Sainte-Anne, de París.

También puede que te interese...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*